Destinos

10 paseos ineludibles para hacer en Ciudad de México

Con tanta variedad de propuestas, parece difícil adentrarse en Ciudad de México. Aquí presentamos algunos de sus imperdibles.

La capital de México es una verdadera jungla urbana donde conviven huellas prehispánicas, restos coloniales y edificios modernos, un enjambre de calles y barrios de los más diversos estilos. Aquí proponemos algunos de los imperdibles que el pasajero debe incluir en sus viajes a Ciudad de México.

Centro Histórico

El Centro Histórico de la Ciudad de México corresponde al emplazamiento original que los conquistadores españoles sobrepusieron a Tenochtitlán, la ciudad de los aztecas. Allí es posible darse una vuelta, partiendo desde el Zócalo –uno de los símbolos más importantes de la urbe–, por la Catedral Metropolitana, el antiguo colegio de San Ildefonso, la Secretaría de Educación Pública, el Palacio Nacional, el Ayuntamiento, el Palacio del Arzobispado y la Academia de San Carlos.

La Alameda Central y los museos

Es un espacio verde para pasear y relajarse antes de ingresar a alguno –o a todos– los museos que la rodean. Allí se levantan el Museo Mural Diego Rivera, el Palacio de Bellas Artes y el Palacio de Correos, cubierto en su interior con dorada filigrana, y que alberga el Museo Postal.

Chapultepec y Polanco

El primero es el parque público y centro recreativo más grande de la ciudad, donde hay museos, lagos, teatros, zoológico, centros culturales, jardín botánico, restaurantes, parque de diversiones, cafeterías y opciones de paseos.

Polanco, por su parte, fue en sus inicios una exclusiva zona residencial de lujo, carácter que conservó por muchos años. Allí se levantan las tiendas más exclusivas, restaurantes, joyerías y galerías de arte.

Museo Nacional de Antropología

En el corazón del Bosque de Chapultepec, el Museo Nacional de Antropología despliega arte prehispánico y pasado etnográfico, que ocupan 10 mil m² o 24 salas.

La pieza más famosa del museo es la Piedra del Sol. Este calendario azteca data de la década de 1400 y fue descubierto debajo de una de las plazas principales de la Ciudad de México.

Museo de Frida Kahlo

Se trata del el Museo Casa Frida Kahlo, el sitio en el que nació y murió la famosa artista, y en el que compartió su vida junto al gran pintor Diego Rivera.

Allí es posible apreciar sus obras, objetos personales, documentos, cartas, joyas, muebles, fotografías, revistas, libros, dibujos y vestidos de su pertenencia.

Entre lo más destacado de la casa se encuentran las camas (cama de día y cama de noche) que utilizó Frida para pintar mientras se encontraba inmovilizada, y el estudio, donde se aprecia su biblioteca.

Basílica de Guadalupe

Una visita ineludible es la "nueva" basílica de Guadalupe, construida entre 1974 y 1976 cuando la original, que data de 1709, se volvió riesgosa debido al hundimiento de sus cimientos.

El templo se caracteriza por su diseño circular que permite que la imagen de la Virgen pueda ser apreciada desde cualquier punto de la iglesia.

Esta impresionante construcción cuenta con un museo en el que se conserva una importante colección de arte novohispano compuesta por 1.500 piezas entre pinturas, esculturas y joyas, además de obras relevantes de Cristóbal de Villalpando y Miguel Cabrera.

Te puede interesar: 4 paseos para hacer desde Ciudad de México por un día

La plaza de las Tres Culturas

Ubicada en el centro de Ciudad de México, exhibe las tres etapas de desarrollo cultural de México. Su nombre se debe a que a su alrededor hay conjuntos arquitectónicos pertenecientes a la cultura de Tenochtitlán (con pirámides y ruinas prehispánicas del pueblo mexica), de la cultura española (representada por un convento y el templo católico de Santiago, del período colonial), y de la cultura del México moderno (con la Torre de Tlatelolco y otros edificios destacados).

Xochimilco

Es uno de los viajes cercanos que hay que hacer: Xochimilco. En una trajinera –una embarcación adornada con flores incrustadas– los turistas navegan a través de los canales evocando los tiempos en que el ambiente lacustre dominaba el paisaje del Anáhuac.

Esta zona es considerada Patrimonio de la Humanidad y está ubicada a una hora del Centro Histórico.

El Ángel

El Monumento a la Independencia, popularmente conocido como El Ángel, fue inaugurado en 1910 para conmemorar el Centenario de la independencia de México.

Se trata de una columna sobre la cual se levanta la estatua dorada de una Victoria Alada. Está en el Paseo de la Reforma, donde confluye el río Tíber, y es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad, donde se realizan las grandes manifestaciones y festejos nacionales.

Teotihuacan

A unos 50 km. de Ciudad de México, el sitio arqueológico de Teotihuacan es un paseo de un día ideal para los amantes de la historia y la antropología. El sitio estuvo habitado desde 200 a.C. hasta su caída casi 1.000 años después. Se cree que en su apogeo, Teotihuacan contaba con una población de cerca de 200 mil habitantes.

Los expertos no saben a qué grupo étnico pertenecían los habitantes de Teotihuacan, ni qué idioma hablaban. El nombre del sitio, que significa “lugar de los dioses”, proviene de los aztecas, quienes consideraban a esta ciudad como un lugar sagrado, aunque ya tenía cientos de años de haber sido abandonada cuando ellos comenzaron a florecer como civilización.

Deja tu comentario

Temas relacionados