PANORAMA

Un hotel de lujo en Cancún donde las habitaciones son flores

En plena selva de Yucatán, México, el hotel Awakening Sanctuary busca innovar yendo más allá de la zona de confort de quienes serán sus huéspedes.

La industria de la hospitalidad nos suele sorprender con emprendimientos singulares que llegan para darle nuevos impulsos al negocio. Si bien en los últimos tiempos el foco innovador ha estado puesto en la tecnología y en el lifestyle, el hotel Awakening Sanctuary demuestra que aún quedan caminos por recorrer.

La iniciativa está motorizada por Adriana Cardí y Martin Loeffler, profesionales con amplia experiencia en la industria que se proponen servir un segmento específico de mercado con Awkening Sanctuary. Una invitación a despertar sensaciones distintas y placenteras en medio de 152 ha. de pura selva.

El lugar elegido por estos emprendedores se localiza en la comunidad de San Miguel, a unos 90 minutos de Cancún, donde las habitaciones, llamadas “pétalos”, se situarán entre los cenotes característicos de la zona.

Cada “pétalo” tendrá tres niveles. En el primero estará la sala de estar y el comedor junto a una piscina privada con jacuzzi; en el segundo habrá una ducha al aire libre, sin barreras ni muros, para brindar una completa sensación de libertad; y en el tercero se situará el dormitorio, con vistas panorámicas a la vegetación circundante, dotado de una puerta plegable de cristal para proteger a los moradores de las inclemencias del tiempo. No faltará el wi-fi ni tampoco ciertos detalles de lujo, pero sin estridencias.

Awakening Sanctuary: "capullos florecidos"

Cabe apuntar que en el diseño original los cuartos iban a tener forma de capullos, pero Adriana y Martin decidieron que ahora debían verse “florecidos”. Desde un plano metafórico, relacionan al cambio como la etapa de transformación que está viviendo el mundo a causa de la pandemia.

Aseguran, además, que brindarán “experiencias innovadoras y enriquecedoras en espacios aptos para el aprendizaje y crecimiento del ser humano”. Y cruzando la frontera de lo material, hablan de “difundir la felicidad” y garantizar “una reconexión con el todo físico”, yendo más allá de la zona de confort del huésped.

Habrá talleres, experiencias, seminarios y coaching con foco en el desarrollo humano. La adrenalina, sostienen, estará presente en deportes acuáticos, biking, excursiones extremas y más. Gastronómica típica, elaborada con ingredientes frescos y naturales, y un acercamiento a la cultura indígena local de la zona de Cancún serán otras particularidades del Awakening, cuya construcción comenzará en breve.

Es claro que no es el primer proyecto de un hotel de primer nivel en medio de la naturaleza. Los hay diseminados por el mundo entero. Pero vale resaltar que trata de la primera iniciativa, en esta parte del continente al menos, que busca una amalgama entre el ser humano y los misterios ancestrales que atesora la Tierra.

Awakening: "The Concept"

Deja tu comentario

Temas relacionados